Logo CimKey

Europa comienza una nueva era en la seguridad alimentaria

Enviado por editor el 25 Enero, 2005 - 19:00
Alimentario | Legislación
25/01/2005 - 16:00
Etc/GMT

Se consolida el concepto de trazabilidad. Desde el pasado 1 de enero, la Unión Europea exige al sector de la alimentación un control exhaustivo de sus productos para poder actuar con precisión en caso de crisis como la de las vacas locas.

Una respuesta sofisticada y tecnológica. Uno de los sistemas que se perfilan como posibles sustitutos del código de barras, la radiofrecuencia, tiene grandes posibilidades en el terreno de la trazabilidad. Cada alimento cuenta con un chip que se puede leer y que permite saber en cada momento en qué lugar del almacén se encuentra. Además, el chip puede contener información básica acerca de los ingredientes del producto alimentario u otros datos útiles, y todo ello controlable y legible gracias a la radiofrecuencia. "Tiene dos grandes objetivos: es un sustituto natural del código de barras y es un verificador automático de los productos. Permitiría eliminar los cajeros en los supermercados. Bastaría pasar con el carro por un arco parecido al de los aeropuertos e identificaría rápidamente todos los productos que lleváramos", comenta Albert Benedicto, director general de CimKey, una empresa que trabaja en esta tecnología.

(Fuente: Expansión, 20 enero 2005.)